Medellín expondrá sus avances como la única participante por América en el Intelligent Cities Challenge


Foto: Alcaldía de Medellín

La Comisión Europea invitó formalmente a Medellín a participar como mentora internacional en el Intelligent Cities Challenge, gracias a las buenas prácticas desarrolladas en los últimos años, las exitosas políticas públicas implementadas y los retos planteados por el Plan de Desarrollo Medellín Futuro 2020-2023 para transformar a la ciudad en un Valle del Software y en una Ecociudad.

En los dos años y medio que dura el programa, las participantes se enfocarán en implementar estrategias para crear una plataforma común de datos abiertos, un Marketplace para soluciones de ciudades inteligentes e innovadoras y, además, se abren oportunidades para inversiones conjuntas.

Un total de 80 ciudades europeas fueron seleccionadas para intercambiar conocimientos y prácticas exitosas alrededor de los temas del Challenge y serán acompañadas por 11 mentoras internacionales, dentro de las cuales se encuentra Medellín como la única de América invitada a ser parte de este grupo.

Como lanzamiento del programa, entre el 28 de septiembre y el 2 de octubre, se realiza el ICC City Lab, espacio virtual en el que Ruta N presenta el ecosistema de innovación y emprendimiento como un modelo a replicar en otros territorios. También expone soluciones innovadoras durante la contingencia por el coronavirus, como InspiraMED y Medellín Me Cuida.

Para la directora ejecutiva de la ACI Medellín, Eleonora Betancur, “pertenecer al ICC es una oportunidad inspiradora y desafiante para asesorar a otras ciudades que encuentren idóneo nuestro modelo y, al mismo tiempo, aprender de otros modelos exitosos en Europa. Esto implicará hacer parte de las actividades de acompañamiento según los temas en los que Medellín es más fuerte, al tiempo que podremos acceder a intercambio de conocimiento y a espacios de conversación con todas las participantes”.

Como mentora internacional, Medellín podrá conocer otras prácticas que usan tecnologías avanzadas para resolver problemas sociales y urbanos; convertir las estrategias en acciones de alto impacto, implementando proyectos de corta y larga duración en áreas como los datos abiertos, acuerdos verdes locales, energías renovables; y usar el conocimiento en nuevos desarrollos para ser modelo regional y ayudar a las ciudades vecinas a acelerar su transición hacia ecosistemas verdes y digitales, entre otras oportunidades.